emergenzafreddo.jpg

Italia: emergencia frío, el compromiso de la Limosnería Apostólica

emergenzafreddo.jpg

La oficina de caridad del Papa no se dejó sorprender por la extraordinaria ola de frío que azotó la ciudad de Roma en los primeros días de 2019.

La Limosnería Apostólica reforzó su compromiso con los pobres y los sintecho proporcionando a los necesitados sacos de dormir adecuados para las bajas temperaturas y aliviando así el sufrimiento de quienes duermen en la calle.

En el dormitorio "Don de Misericordia" de Via dei Penitenzieri, la Limosnería puso más camas a disposición de los que buscan refugiarse del frío. La estructura está dirigida por tres misioneras de la Caridad, de la orden de Santa Teresa de Calcuta, y por dos voluntarios que han vivido la experiencia de la calle. Aquí los que llaman pueden quedarse durante un mes, pero luego tienen que esperar tres meses antes de poder regresar. Es una forma de animar a los huéspedes para que encuentren nuevas soluciones, se reconsideren como personas y vuelvan a tomar sus vidas en sus propias manos. Los que se albergan en esta estructura tienen la cena garantizada.

Como en los últimos años, también este invierno se abrieron las puertas de la rectoría de San Calixto, en un espacio extraterritorial de la Santa Sede, conectada a la parroquia de Santa María en Trastevere y confiada a la comunidad de San Egidio. Las camas disponibles son unas treinta. Las personas acogidas pueden cenar en el cercano comedor de Via Dandolo.

En el mismo barrio de Trastevere, dentro del centro "Gente de Paz", se encuentra la "Lavandería del Papa", que dispone de seis lavadoras, seis secadoras y otras tantas planchas.

La distribución de comidas calientes tiene lugar los martes y jueves en la cocina instalada en las salas de la iglesia de Santa María Inmaculada en Esquilino, de la que es titular el cardenal limosnero Konrad Krajewski, y en las principales estaciones de ferrocarril de la ciudad.

Gracias a la sinergia con la Soberana Orden Militar de Malta (SMOM) y con una clínica veterinaria en Ostia Lido, la Limosnería también ha pensado en los perros de las personas sin hogar. Se ha preparado para ellos un programa de visitas gratuitas, en la localidad del litoral romano, el tercer domingo de cada mes, desde las 10 a las 12.30 horas.

 

POCO O MUCHO, NO IMPORTA.
DONAR ES UNA ALEGRÍA.