filippine-belarus_1.png

Ayuda a Filipinas, afectada por el tifón Rai, y a los emigrantes detenidos entre Polonia y Bielorrusia

filippine-belarus_1.png

El Papa Francisco ha decidido destinar una primera aportación de 100.000 euros a la Iglesia de Filipinas para paliar las consecuencias del tifón Rai, que ha dejado a su paso por el país al menos 400 muertos, decenas de desaparecidos y 8 millones de personas afectadas en 11 regiones, según datos de la ONU.

El Papa ha encomendado al Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral la tarea de hacer llegar el dinero al país asiático, mediante la colaboración de la nunciatura apostólica local. Esta contribución es parte de la ayuda que se está activando en toda la Iglesia católica y en la que participan, además de varias Conferencias Episcopales, numerosas organizaciones caritativas.

Asimismo, el Santo Padre ha destinado 100.000 euros para apoyar a Cáritas Polska en su labor de asistencia a los miles de migrantes que se encuentran detenidos desde hace meses en la franja de tierra que separa Bielorrusia de Polonia. El objetivo es aliviar la situación de emergencia en la que se encuentran tantos niños, mujeres y hombres en esa tierra de nadie -sobre todo de no derechos-.

Más información aquí

 

filippine-belarus_2-PV.jpg
Migrantes atrapados en la nieve en la frontera entre Polonia y Bielorrusia

POCO O MUCHO, NO IMPORTA.
DONAR ES UNA ALEGRÍA.