Fundación Populorum Progressio

populorumprogressio.jpeg
El Papa dona alimentos y kits de protección a la diócesis colombiana de Cúcuta
venezuela.JPG

En octubre de 2020, el Papa Francisco donó 3.300 paquetes de alimentos y 3.300 kits de protección e higiene —el tercer tramo de ayudas— a la diócesis de Cúcuta, en Colombia, con el fin de ayudar a los migrantes venezolanos que, tras estar meses bloqueados en la frontera entre Colombia y Venezuela, ahora se han puesto en marcha hacia el interior del país o hacia las naciones vecinas en busca de mejores condiciones de vida. Un viaje marcado por la pandemia y que agrava aún más la situación sanitaria en la que se encuentran.

Gracias a la Fundación Pontificia Populorum Progressio, que financia proyectos en América Latina y el Caribe, la ayuda se distribuirá en un período de 21 días, realizando entre 250 y 300 entregas diarias. La primera entrega se realizó, a través del Banco Diocesano de Alimentos (BDA), en la primera semana de octubre, y fue destinada los migrantes que se movían entre Cúcuta y el municipio de Chinácota, respondiendo así al llamado del Papa que exhorta a acoger, proteger, promover e integrar a nuestros hermanos.

 

La Fundación Populorum Progressio financia 168 proyectos en 23 países de América Latina y el Caribe
populorumprogressio.jpeg

La compleja crisis provocada por la pandemia de COVID-19 no impidió la celebración de la reunión anual del Consejo de Administración de la Fundación Populorum Progressio, celebrada los días 29 y 30 de julio de 2020 en modalidad telemática, durante la cual, además de analizar las consecuencias causadas por la pandemia de coronavirus en la región de América Latina y el Caribe, se seleccionaron 138 de los numerosos proyectos de desarrollo social presentados, centrándose principalmente en los que tienen por objeto contribuir a mitigar sus efectos a corto y mediano plazo, desarrollados por las comunidades y regiones más necesitadas.  

Además de éstos, otros 30 proyectos de ayuda alimentaria, ya en funcionamiento, fueron aprobados por el Consejo de Administración en junio, en respuesta a una petición del Papa Francisco, en virtud de la colaboración entre la Fundación y la Comisión Vaticana COVID-19, establecida por el Pontífice en el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, en colaboración con otros Dicasterios de la Curia Romana y otros organismos, con el fin de expresar la preocupación y el amor de la Iglesia por toda la familia humana ante esta pandemia. Por consiguiente, el total es de 168 proyectos en los que participan 23 países de América Latina y el Caribe.

La reunión fue presidida por el obispo Javier del Río Alba, arzobispo de Arequipa (Perú), como presidente de la Junta Directiva. El P. Luis Ferney López y el equipo operativo de la Secretaría aseguraron el perfecto desarrollo de la reunión.

El Presidente de la propia Fundación, el Cardenal Peter K.A. Turkson, Prefecto del Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral, al que está encomendada la Fundación, intervino en la reunión para agradecer y animar a sus miembros a seguir trabajando con dedicación y entusiasmo en nombre de quienes necesitan su apoyo en esta difícil situación. Muy significativa fue también la participación del secretario del Dicasterio, Mons. Bruno-Marie Duffè, quien en su mensaje destacó que "no se trata de prepararse para el futuro, sino de preparar el futuro", citando al Papa Francisco y que "la caridad de la Iglesia debe ser un testimonio de fe y esperanza y la solidaridad debe ayudarnos a transformar el miedo en esperanza".

Como es habitual, a esta reunión anual asistieron activamente representantes del Comité de Intervenciones Caritativas en favor del Tercer Mundo de la Conferencia Episcopal Italiana, que financia la mayoría de los proyectos aprobados. Asimismo, estuvieron presentes delegados de Cross Catholic Outreach, una organización caritativa estadounidense que ha estado financiando un número importante de ellos desde 2018. Se dio una bienvenida especial al coordinador de proyectos para América Latina de la organización española Manos Unidas que, por primera vez, estuvo presente en la reunión con el fin de sentar las bases de un compromiso conjunto entre la Fundación y la ONG de desarrollo de la Iglesia Católica y de voluntarios que desde España promueve miles de iniciativas en todo el mundo. No menos significativa fue la presencia del sacerdote Paulo César Barajas, de la Archidiócesis de Guadalajara, México, quien ha trabajado en el Dicasterio durante muchos años y colaborará con la Fundación.

Ante esta crisis de proporciones globales que estamos viviendo, estos proyectos pretenden ser un signo tangible de la caridad del Papa, así como un llamamiento a todos los cristianos y personas de buena voluntad para practicar cada vez mejor la virtud de la caridad y la solidaridad, asegurándose de que durante esta pandemia "nadie se quede atrás", como el Santo Padre el Papa Francisco ha pedido.

POCO O MUCHO, NO IMPORTA.
DONAR ES UNA ALEGRÍA